¿Nos lo tomamos con pesimismo o, por el contrario, nos apuntamos a ser optimistas? Si optamos por lo primero tenemos que decir con pesar que otro año más que la suerte pasa de largo. Pero si decidimos ser positivos, podemos afirmar que ya estamos más cerca de que nos toque algo, aunque sea el reintegro.

Lo cierto es que no nos ha tocado así que, como todos los años, vamos a pedirle a Jesús Nazareno que nos dé salud y, por supuesto, vamos a agradecer su colaboración a todas las personas que habéis comprado nuestras participaciones y a quienes las han vendido; al menos, habéis ayudado al sostenimiento de la Hermandad. ¡Que Nuestro Padre Jesús os lo pague!