La tarde lluviosa y desapacible ha impedido que la procesión del Santo Entierro tuviera lugar como estaba previsto. Poco antes de las seis menos cuarto, el presidente de la Agrupación de Cofradías anunciaba la suspensión del desfile procesional ante un repleto primer templo parroquial en el que aguardaban las representaciones de todas las cofradías y se refugiaban músicos y enseres.