Tan sólo se pudo desarrollar la ceremonia del Prendimiento, en algunos momentos bajo una finísima lluvia, en el desfile procesional con elementos más genuinos de los que se celebran en nuestra Semana Santa. Los centenarios sayones volvieron a revivir su ancestral rito en una plaza de la Iglesia que lo contempló en un respetuoso silencio, más callada que nunca.

Nuestra Junta de Gobierno en pleno con bándera, el Hermano Mayor, D. Antonio Leal, y algunos Hermanos de Jesús, entre ellos el Pregonero de la Semana Santa 2011, D. Pedro José Cabrera, estuvieron presentes para cumplir con la obligación que marca las Constituciones y nuestra historia de acompañar la Venerada Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno en la procesión del “Paso”.