Una cofradía más que se tuvo que quedar en su templo debido a las inclemencias meteorológicas. La Hermandad de Nuestra Señora de La Soledad no pudo realizar su esperado desfile procesional con lo que los días grandes de nuestra Semana Santa se cerraron sin que pudiéramos ver ningún cortejo en la calle con la salvedad del acto del Prendimiento en la madrugada. No obstante, las puesrtas de la iglesia de San Sebastián estaban llenas de personas que pudieron atisbar las chicotás emocionadas y emocionates que costaleros y costaleros hicieron al paso del Sudario y al palio de la Virgen de la Soledad a los sones de la Banda del Cristo del Perdón y de la Agrupación soledana, respectivamente.