Si hace unos días informábamos del Congreso Nacional de Cofradías Penitenciales y Semana Santa a celebrar en Córdoba a finales de noviembre, para los días 30 de septiembre, 1 y 2 de octubre está convocado, también en nuestra capital, el V Encuentro del Voluntariado de Jesús Nazareno con el lema de Vivir para la Pública Utilidad,  el mismo al que se consagró el Padre Cristóbal en 1673. Hasta el día 15 del presente mes está abierta la inscripción y del programa -que les dejamos completo aquí Programa1 Programa 2– reseñamos como novedad la celebración de una de las jornadas en el Bañuelo-Eremitorio del Padre Cristóbal. Este encuentro está abierto a todos los Hermanos de Jesús y personas que quieran desarrollar o desarrollen su labor como voluntarios en el Santo Hospital o en otras entidades e insgtituciones. 

¡COMPARTE!

Comparte!:

Comentario

  1. OTRO COMENTARIO. (C.E.A.) 7 septiembre 2011 at 12:21 - Reply

    Porque fue Jesús el primero que habló de estas cosas. Y las dijo con una fuerza que posiblemente no imaginamos. Me refiero, entre otros pasajes evangélicos, al famoso texto del juicio final (Mt 25, 31-46), que ha sido sometido a una enorme discusión 34. Una discusión que persiste. Y que se refiere a la amplitud de los destinatarios de ese juicio. Dado que no existe una coincidencia uniforme entre los estudiosos de este asunto, pienso que tenemos el perfecto derecho – e incluso pienso que el deber – de no restringir el alcance de las palabras de Jesús. Y el alcance de esas palabras es muy claro. Tan claro que no tenemos derecho a difuminarlo o disminuirlo. Se trata, en definitiva, de que, a la hora de la verdad, lo único que va a quedar en pie es lo que cada uno ha hecho para dar, difundir y contagiar bienestar, dignidad, libertad, felicidad a cualquier ser humano: al hambriento, al sediento, al enfermo, al desamparado, al extranjero, al preso, al indigno. Lo que importa, lo que interesa, lo que se tendrá en cuenta, en el juicio último y definitivo de la historia y de la humanidad, no será la fe, ni la religiosidad, ni la piedad, sino solamente la ética motivada por la misericordia. Es decir, el amor íntegro y coherente, como el mismo evangelio de Mateo insiste en repetidas ocasiones (5, 21-48, 7, 21-23; 22, 34-40; 23, 23).

  2. OTRO COMENTARIO. (C.E.A.) 7 septiembre 2011 at 12:18 - Reply

    Les aporto un fragmento de una magnífica disertación titulada “La Humanidad de Dios” dictada por José M. Castillo en la Universidad de Granada, con motivo de su doctorado honoris causa.

    <>.

  3. Cofrade en Activo 6 septiembre 2011 at 10:11 - Reply

    “Vivir para la Pública Utilidad”, me gusta el lema. Sobre todo, lo que explican por separado y en conjunto cada una de sus palabras.

    “Hay más alegría en dar que en recibir”. Creo que si cada uno de nosotros intentáramos pensar en el mensaje, comprenderlo en su significado más justo y humano, y practicarlo consecuentemente, nos acercaría a un estado de ánimo más natural o propio de las personas que conviven entre ellas. Creo que evitaríamos vanidades, desigualdades, soledades innecesarias y fomentaríamos los sentimientos de amor hacia el más próximo y de compasión y solidaridad con él. Esos mismos sentimientos que todos tenemos y nos empeñamos en arrinconar en nuestro interior.

    “Dar” cada uno de nosotros. Si lo pensamos, creo que es más fácil de lo que parece. Si decidimos “Dar” a los demás un poco de nuestro tiempo, por ejemplo. No digamos que no tenemos tanto. Pensemos en el que nos sobra o desperdiciamos inútilmente. Entonces, creo que es cuestión de organizarnos mejor. Es probable. Y los resultados pueden ser excelentes para todos y cada uno de nosotros.

    “Somos los demás de los demás”. Que no se nos olvide.

    Y mantengo lo dicho en otro comentario. ¡Enhorabuena por el blog! Y mil gracias a quien lo mantiene al día. ¡¡¡Un buen ejemplo!!!
    Y gracias por dejar expresarme anónimamente.

Dejar un Comentario