Altar cultos 2105 2 En la noche del martes dimos cumplimiento a uno de los ritos más tradicionales, íntimos e indelebles de los que se celebran en nuestra Hermandad. En un ambiente de recogimiento y oración, el Hermano Mayor, la Comunidad de Hermanas Hospitalarias y la Camarera cambian la Túnica al Señor y lo visten con la que llevará hasta que, dentro de una semana, se le ponga la que lucirá el Martes y el Viernes Santo.

Son momentos de una gran intensidad que marcan a todos los que los vivimos desde la fe y nos acercan a la humanidad de Nuestro Señor Jesucristo. La proclamación del Evangelio, el rezo del Padre Nuestro con las manos de los presentes entrelazadas o la oración espontánea de acción de gracias elevan el espíritu y hacen aflorar nuestros mejores sentimientos y las más sentidas emociones.

Pedimos a Jesús Nazareno que sepamos trasladar esas vivencias a nuestra vida diaria siguiendo el ejemplo que Él nos dio. 

¡COMPARTE!

Comparte!:

Comentario
  1. Rafael Muñoz Mansilla 19 marzo 2015 at 12:19 - Reply

    Este año, Jesús Nazareno, me ha dado de nuevo la oportunidad de vivir este momento, es la segunda vez. Y además, de compartirlo con mí mujer y una de mis mejores amigas, y puedo deciros que el sentimiento y el recogimiento que he vivido en este acto sigue siendo igual o más intenso que la primera vez.
    En esta ocasión, por sentirme más involucrado y compartiendo más vivencias dentro de la hermandad, por el cargo que ocupo en la Junta de Gobierno.
    Por eso, doy gracias a Jesús Nazareno, a mis compañeros de la Junta de Gobierno y por supuesto a la cuadrilla de hermanos costaleros.
    GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

  2. Rafael M. Sánchez 19 marzo 2015 at 9:58 - Reply

    Un año más, hemos quedado marcados. Ojalá sepamos, como dice el texto, trasladar esa vivencia en el día a día.

Dejar un Comentario