Llegó el último ensayo para los Hermanos Costaleros. Después de hoy sólo quedará la “mudá” y el día esperado por todos, el Martes Santo, en el que podremos comprobar el resultado de su trabajo y en el que ellos volverán a disfrutar de ser los pies de Jesús. Para esta noche está previsto ensayar la entrada y la salida que son, sin duda, los momentos más delicados a la vez que espectaculares, desde el punto de vista costalero, de la procesión.