Concluyeron los cultos cuaresmales a Nuestro Padre Jesús Nazareno con la celebración el pasado viernes de la Fiesta de Regla de la Hermandad. Con la capilla del Santo Hospital llena de hermanos, a las nueve de la noche daba comienzo el ejercicio del tercer día de triduo y la Santa Misa animada por la Junta de Gobierno y los Hermanos Costaleros.

Fray David Ortiz, el predicador que nos ha acompañado durante estos días, nos hablaba insistiendo en la necesidad de tener fe como vía para seguir a Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, que vino al mundo para ser esa mano a la que nos podemos agarrar en las alegrías y en las penas porque siempre está esperándonos con los brazos abiertos y es Él el que nos capacita para ser testigos y dar testimonio de su mensaje de paz, amor y perdón.

Tras la acción de gracias, se impusieron las medallas a los nuevos componentes de la cuadrilla de Hermanos Costaleros y a los que este año cumplen diez formando parte de esta gran familia. La magnífica ambientación musical corrió a cargo del Coro de Antiguos Alumnos de Don Bosco a los que agradecemos desde aquí su disponibilidad y colaboración desinteresada.