Hoy mismo han culminado los trabajos de pintado del exterior de la Capilla de Jesús Nazareno que luce espléndida tras los mismos. La iniciativa de nuestra Hermandad, que va a sufragar gran parte de la pintura -la otra parte se pagará con los fondos de la residencia- ha permitido adecentar la fachada principal, la del “Cuadro” de Jesús, la parte del edificio antiguo que da a la calle Rafael Carrasco Recena así como la puerta y la cancela interior de la propia Capilla. También se ha aprovechado para lavar la piedra de granito de la portada y para sanear el enlucido y las molduras de las ventanas de la residencia. Esperamos que las palomas -que ya esta misma tarde se posaban en distintos lugares de la fachada- y otros indeseados e indeseables “elementos” respeten estos trabajos y se conserven en las mejores condiciones el mayor tiempo posible.