Ayer domingo celebramos la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo cuyos actos centrales tuvieron lugar en nuestro primer templo parroquial con la Eucaristía concelebrada por el clero local. A su término, Jesús Sacramentado recorrió el itinerario tradicional portado bajo palio por los sacerdotes. Algunos altares jalonaban el recorrido; por ejemplo, la Virgen de la Aurora esperaba el paso de la Custodia en la esquina de San Cayetano con Jesús. También pudimos ver algunas alfombras alegóricas en la casa de Hermandad de La Soledad o en la calle Cristo. Si bien el público hay que considerarlo escaso se compensa con el numeroso cortejo que acompañó a Jesús Sacramentado en el que figuraba, como no podía ser de otra forma, una representación de nuestra Hermandad.