El fin de semana posterior a la Semana Santa fue, como pueden comprobar por ésta y otras entradas anteriores, tan intenso casi como la propia Semana Mayor. Así, el domingo 28, varios miembros de la Junta de Gobierno, con el presidente a la cabeza, asistieron en el Desierto del Bañuelo, paraje de la Sierra de Córdoba donde está el eremitorio en el que el Beato Cristóbal pasó varios años retirado antes de bajar a Córdoba para fundar, inspirado por Dios, la Congregación Hospitalaria, a la conmemoración del sexto aniversario de su beatificación, acontecida un 7 de abril de 2013, segundo domingo de Pascua.

Como decimos, junto a la representación de nuestra Hermandad, estuvieron las Hermanas de la Comunidad de Pozoblanco, algunas trabajadoras del Santo Hospital y algún Hermano de Jesús, entre los que citamos al que fuera Hermano Mayor hace unos años, Víctor Díaz Morales. Todos ellos se unieron a los asistentes de prácticamente todas las casas que la Congregación tiene por nuestro país, entre las que destacamos las de Getafe por su número o la presencia por primera vez de la Hermandad de Jesús Nazareno de Villanueva de Córdoba.

La jornada comenzó con la Eucaristía cuya liturgia fue preparada por la Vocalía de Cultos de nuestra Hermandad, tarea que le había sido encargada directamente por la Curia General de la Congregación, siendo los componentes allí presentes los que leyeron alguna de las moniciones y la oración de los fieles. Tras la Santa Misa, subieron hasta la ermita del Beato donde se hizo una oración y se contaron algunos de los pasajes de la vida del Beato Cristóbal. La comida compartida y varias actuaciones musicales pusieron punto final a esta jornada de convivencia de la familia nazarena.

Como en años anteriores, pudimos saludar a buenos amigos y hermanos en la devoción a Jesús Nazareno, como el catedrático e historiador D. Juan Aranda, Fermín Pérez o Pedro Miranda, e incluso hubo tiempo para plantear algún proyecto del que informaremos en su momento. Les dejamos aquí algunas fotos de este día.