Amarrado a la columna sale de San Gregorio, amarrado por lazos de amor a sus vecinos, a los jóvenes, ya no tanto, que fundaron su cofradía, a sus fieles cofrades que llevan la Salud por las calles de Pozoblanco. Dales, Señor, salud para que nunca se rompan esos lazos con los que se atan a ti, para que nunca falten esos jóvenes con inquietudes e iniciativas que suman y que son nuestro mejor futuro.