SEMANA SANTA 2018: VIERNES SANTO, LA SOLEDAD

La Cruz desnuda, sólo un paño blanco al viento. Sólo la Soledad de la madre que acompaña a su Hijo hasta su trágico final. Lágrimas brotan de su corazón atravesado por un puñal de un dolor para el que no hay consuelo. Sangre derramada que alfombra el camino diciéndonos: ¡seguid mis pasos!, el amor os llevará a la salvación. Negra soledad del que le falta el amor, negra del que no lo da, negra del que se lo niega a quien lo necesita. Negro destino del injusto, del opresor, del que no vive y ama como Él nos enseñó. Y, sin embargo, Jesús te ama con el amor infinito de una Madre por su hijo, con el amor incondicional que le ofrece hasta su último aliento, por encima del dolor, por encima de la inabarcable tristeza, por encima de todo y de todos los que le han llevado a la muerte.

¡COMPARTE!

¿Te sirvió este mensaje de ayuda?:

0 votes, 0 avg. rating

Comparte!:

Dejar un Comentario