Y la luz se hizo. Acabaron las tinieblas. Jesús ha vencido a la muerte, ¡Alegraos! ¡Jesús ha resucitado! ¡Salid a las calles! ¡Gritad de júbilo! ¡Cristo vive! Buscadle en los más pobres, en los más débiles, en los más necesitados. En ellos está Jesús.