Prendimiento

En unas horas, ya entrada la madrugada del Viernes Santo, comenzaremos a oír por nuestras calles el agudo sonido de la trompeta llamando a los cofrades Sayones, avisándoles que tienen que cumplir su misión ancestral. A las seis de la mañana, el portón de la capilla del Santo Hospital volverá a chirriar, Jesús Nazareno saldrá a la plaza y se repetirá el rito de su prendimiento y sentencia a muerte. Y todos volveremos a vivir ese momento mágico que llevamos en nuestro imaginario colectivo y que, estemos donde estemos, nos identifica y nos reconoce como pozoalbenses.  

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.