Como les avanzábamos hace unas horas, ayer viernes se procedía a retirar de su ubicación habitual el lienzo con la imagen de Jesús Nazareno que preside la antigua entrada principal del Santo Hospital al menos desde 1930. A eso de las cinco de la tarde, Segundo de Torres, constructor y Hermano de Jesús, la restauradora Catalina Calero, el encargado de mantenimiento de la Santa Casa, Miguel Méndez Arévalo, el carpintero y antiguo Hermano Costalero, Miguel García, la presidente de nuestra Hermandad, Mari Carmen Fernández, y el vicepresidente Angel Mª López, se subían a la grua que les acercaba al «Cuadro» para proceder a quitar la puerta de la hornacina y, posteriormente, desclavar el lienzo de su bastidor para proceder a la restauración de todo el conjunto. Fueron testigos «desde abajo» algunos componentes más de la Junta de Gobierno, el Hermano Mayor, Antonio Leal o el historiador José Luis González Peralbo.

Ahora se restaurará el lienzo, se instalará una puerta nueva hermética que preserve mejor la pintura, se resanarán o repondrán los elementos de madera deteriorados, se restaurarán los angelitos que adornan el «Cuadro», se hará una nueva instalación eléctrica para su iluminación y se pintará la propia hornacina. Se cumple con esta iniciativa de nuestra Hermandad otro de los objetivos de la misma como es mantener y cuidar el patrimonio devocional que inspira Jesús Nazareno en nuestro pueblo. Calculamos que todos estos trabajos podrán estar culminades en el plazo de un mes.

Algunos de los presentes albergábamos la esperanza de que apareciera algún dato sobre la autoría de la pintura, la fecha de su instalación o alguna información desconocida hasta el momento. Y… ¡apareció! Al retirar el lienzo por completo de su bastidor vimos un trozo de papel amarillento doblado, cortado a mano de otro papel más grande y algo deteriorado. En él sólo aparecía escrito a lápiz el nombre de Isidoro Rojas Escribano y la fecha 1930.

La alegría fue grande pero lo mejor estaba por llegar. Al quitar el bastidor, y por debajo del actual, aparecieron restos de otro con lo que parecían ser trozos de un lienzo más antiguo y, en efecto así era, lo que nos demostraba que la pintura que hemos visto en los últimos años evidentemente no era la original. La restauradora y licenciada en Bellas Artes, Catalina Calero, nos confirmaba que la técnica también era distinta a la del actual pues estaba pintada al óleo. Cuando retiramos estos restos, casi por casualidad pues estaba en un hueco más abajo, vimos lo que en principio pensamos que podía ser una bombilla vieja que se hubiera puesto para iluminar el «Cuadro» pero, tras mirar más detenidamente, descubrimos que era un bote con un papel enrollado en su interior. Tras extraerlo, no sin dificultad, pudimos leer su contenido que es el que ven en estas fotos.  

Ciertamente, la emoción fue grande por el hallazgo, especialmente para Segundo de Torres, pues aparecía el nombre de alguno de sus antepasados pero, de momento, no podemos saber quién fue el pintor del «Cuadro de Jesús» aunque estos datos nos pueden acercar a descubrirlo.