La jornada del pasado sábado fue especialmente intensa en nuestra Hermandad y en la Casa Nazarena que nos acoge. Primero, porque honramos la memoria del Padre Cristóbal uniéndonos, como cada año, a la Comunidad de Hermanas Hospitalarias en la Eucaristía con la que celebraron la fiesta de su fundador.

Segundo, porque los Hermanos Costaleros entregaron casi doce mil quinientos euros para la construcción de la Escuela María Nazarena en Haití. En efecto, como estaba previsto, con la asistencia de nuestra presidente, la presidente de Hosjena y Lucía Barbancho, recién llegadas de su viaje a la República Dominicana y Haití, y con la actual y la anterior Superiora de la Comunidad de Hermanas Hospìtalarias, las Hermanas Gloria e Iluminada respectivamente, también presentes, vivíamos un sencillo acto en el que, una vez más, se puso de manifiesto ese lado solidario que atesoran los Costaleros de nuestra Hermandad.

Con el fondo de una presentación con fotografías que nos han mandado las viajeras, tomaba la palabra el capataz, Ángel Mª López, quien explicaba cómo se gestó esta campaña encuadrada en los actos conmemorativos del XXV Aniversario de la creación de la Cuadrilla, por qué se decidió que el dinero recaudado se destinara a la obra que la Congregación está desarrollando en Haití y agradeció a todas las personas que han colaborado bien pidiendo limosna bien apórtandolas con generosidad, muy especialmente a la Asociación Pozo-Haití que se ha sumado a esta campaña con un sustancioso donativo.

Posteriormente, Eusebio Manso explicaba los pormenores económicos destacando que se habían repartido casi novecientas papeletas de limosna con las que se habían recogido 9.040€ y que Pozo-Haití había entregado 3.440€, lo que hacía un total de 12.480’99 euros, superándose ampliamente el objetivo planteado. Resaltó también el espíritu con el que se había hecho la campaña que no era otro que emular el carisma de humildad y sencillez que el Padre Cristóbal quiso para la Congregación que fundó y a la que tanto se debe nuestra Hermandad.

Tras esto, los miembros de la Comisión organizadora del XXV Aniversario y los Costaleros presentes hicieron entrega del cheque a la Hna. Gloria y a María de Guía Franco, presidente de Hosjena. La Hna. Gloria leía una carta enviada por la Superiora General de la Congregación de Hermanas Hospitalarias, la Hna. Leonor Copado, quien no pudo asistir por tener que atender otras obligaciones en razón de su cargo pero que quiso felicitar a los Costaleros por su iniciativa y agradecer la generosidad de todos los que han aportado su granito de arena en esta campaña.

Por su parte, la presidente de Hosjena nos dijo que si un acto de las características del que estábamos celebrando era siempre importante, ahora, recién llegadas de Haití, cobraba aún mayor sentido y relevancia por haber visto y experimentado la dura realidad que padecen las personas que allí viven; por eso, su gratitud hacia los Hermanos Costaleros era aún mayor.

Cerraron el acto nuestra presidente, Mari Carmen Fernández, con palabaras de agradecimiento y de satisfacción tanto por el acto en sí como por la experiencia vivida en República Dominicana y Haití y nuestro Hermano Mayor, Juan Moreno, mostrando su gratitud a los Hermanos Costaleros y a Jesús Nazareno por permitirle estar viviendo este año tan intenso.

Finalmente, se celebró el sorteo de una talla en madera de Nuestro Padre Jesús entre todas las personas que han hecho su donativo resultando agraciado el número 70, tras lo que se pasó a disfrutar de la tradicional aparcería.