Presidida por el Capellán del Santo Hospital de Jesús Nazareno, D. Jesús Delgado Granados, SDB.

La Comunidad de Hermanas Hospitalarias de la Santa Casa obtuvo ayer, a las 20’30 h., una buena respuesta de los fieles a su invitación a esta Eucaristía de Acción de Gracias, cuya liturgia había sido preparada por las Vocalías de Cultos de nuestra Hermandad y de la Cofradía de los Sayones, y amenizada en los cantos religiosos por la cálida voz de la Hermana Gloria Monje, superiora de la Comunidad. Entre los fieles asistentes ocupaban las primeras bancas de la Capilla la Comunidad de Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza.

“El girasol de Dios”: Como el girasol mira al sol, la vida del Padre Cristóbal está siempre orientada a Dios.

En el Ofertorio: un ramillete de girasoles, el pan y el vino elaborados con el trabajo cotidiano, hechos oración, y el arca, símbolo de su caridad evangélica, fueron depositados por hermanos de ambas cofradías en el altar y en el presbiterio ante la imagen, perfumada de flores blancas, del Beato Cristóbal de Santa Catalina.

Antes de despedirnos en paz y darnos la Bendición, don Jesús, quien, en su acertada Homilía, elogió la santidad del Padre Cristóbal, enviado de Dios, animó a la Comunidad de Hermanas Hospitalarias a dejar durante esta noche ante el altar, a los pies de Nuestro Padre Jesús Nazareno y junto a la imagen del Beato, los presentes ofrecidos para que se colme el arca de vocaciones y del carisma de la Congregación Hospitalaria. Demos gracias a Dios.

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario