Noviembre se despide con la esperanza y la poética liturgia del Tiempo de Adviento…

«Si mis poemas todos se perdiesen /  la pequeña verdad que en ellos brilla / permanecería igual en alguna piedra gris / junto al agua, o en una verde yerba.  / Si los poemas todos se perdiesen / el fuego seguiría nombrándolos sin fin /  limpios de toda escoria, y la eterna poesía / volvería bramando, otra vez, con las albas».           (Fina García Marruz. Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana)