Tal como se recoge en la convocatoria del Cabildo General de sorteo de Hermano Mayor y, acogiéndose a los plazos que mandan nuestras Constituciones, en la medianoche del próximo martes, día 21, finaliza el plazo de presentación de solicitudes para entrar en el sorteo de Hermano Mayor de nuestra Hermandad.

Como siempre decimos cuando hacemos referencia a este acto, pedimos de nuestros Hermanos ese paso adelante para servir a Jesús Nazareno, a la Hermandad y a la Santa Casa con la total convicción de que, aquél que lo dé, vivirá un año especial e inolvidable lleno de experiencias y momentos inolvidables que compensarán, con mucho, las pocas o muchas tareas que haya de desempeñar.

Creemos que somos Hermanos de Jesús porque tenemos una devoción profunda hacia Nuestro Padre Jesús Nazareno, no por un capricho pasajero o por una moda; por tanto, ahora tenemos la oportunidad de poner de manifiesto de una forma activa y fehaciente esa devoción que no es nada más que seguir el mensaje que nos dejó Jesucristo: servir a los demás, no ser servido. Y asumiendo el cargo de Hermano Mayor se tendrán múltiples ocasiones de cumplir ese mensaje: sirviendo a la Hermandad, a la Santa Casa y, sobre todo, a Jesús Nazareno que se sirve de nosotros para ser transmisores de su mensaje.

Nos gusta recordar también, aunque nos refiramos en este caso a temas más materiales, que el cargo de Hermano Mayor no lleva aparejado ningún desembolso económico obligatorio -así lo establecen nuestras Constituciones-, sólo se pide la necesaria disponibilidad y generosidad para servir, para trabajar por el fomento de la devoción a Jesús Nazareno, por la Hermandad y por la Santa Casa y los ancianos que en ella residen.

Si algún Hermano de Jesús quiere dar ese paso, hasta el día 21 puede depositar su solicitud en la portería del Santo Hospital o entregarla en mano a cualquier componente de la Junta de Gobierno. Es Jesús Nazareno quien nos llama. ¿Vamos a negarle una respuesta?