Como es costumbre, el sábado siguiente a la Semana Santa los Costaleros de nuestra Hermandad celebran una jornada de convivencia junto a sus familias y a la Junta de Gobierno. Es éste un día en el que la tertulia alrededor de unas buenas viandas promueve un sabroso cambio de impresiones y, principalmente, refuerza los lazos de amistad que se van tejiendo a lo largo de los años entre los componentes de la cuadrilla. Sin olvidarnos, por supuesto, de que esposas, novias e hijos pueden compartir con ellos esa jornada siempre especial por el buen ambiente de compañerismo, alegría y satisfacción por el trabajo realizado.

Desde aquí les deseamos que el tiempo acompañe, que lo pasen estupendamente y que recarguen las pilas para el próximo Martes Santo.