Un año más, la familia costalera de nuestra Hermandad se dio cita en el Camping Municipal para disfrutar su día de convivencia tras acabar la Semana Santa. Y, como siempre, fue una jornada festiva, de alegría, de compartir, de celebrar, de vivir juntos y de una forma diferente la devoción que los une bajo las trabajaderas.

A lo largo del día hubo dos momentos muy especiales: la celebración del cumpleaños del capataz, Francisco Ramírez Rodríguez, y la entrega de un recuerdo a Rafael García García por sus treinta años de pertenencia a la cuadrilla. También estuvieron muy presentes esos Hermanos Costaleros que se fueron para siempre pero que siguen muy vivos en la memoria de sus compañeros.

Y entre tertulia, canciones, algún baile y el mejor ambiente fue transcurriendo este día que pone el punto y seguido a una historia que comenzó hace ya treinta y cinco años y que no deja de escribir páginas magníficas para la Hermandad de Jesús Nazareno y para la propia cuadrilla.