Hace aproximadamente una semana, les dábamos cuenta de la entrega al sacerdote pozoalbense D. Miguel Sánchez Alba del donativo recogido en la Fiesta de Reyes para que lo dedicara a atender necesidades de los niños de la parroquia almeriense de El Puche donde ejerce su ministerio. Pues bien, a través de nuestro correo electrónico hemos recibido una carta suya y diversas fotografías que recogen el momento en que los Reyes Magos dan a esos niños algo de comida y los regalos que les habían preparado. Como Hermanos de Jesús, nos satisface haber contribuido a llevar un poco de alegría a esos niños que tan necesitados están de todo. Aquí les dejamos algunas de esas fotos y la carta que nos ha enviado el Padre Miguel.

Reyes El Puche

LOS REYES MAGOS LLEGAN CARGADOS DE JUGUETES AL PUCHE

             Ayer fue un día muy entrañable en la Iglesia del Puche. Durante varios días nos hemos dedicado a recoger juguetes, ordenarlos, empaquetarles, clasificarlos para que los reyes lo tuvieran más fácil y a cada niño le llegase el juguete conforme a su edad y sexo.

            Han sido días de intenso trabajo pero emotivos. Después de envolver 600 regalos y ponerlos todos clasificados llegamos al gran día marcado por la mano de Dios. Y digo por las manos de Dios porque, a las cinco de la tarde, cuando más de 300 niños estaban a la puerta de la iglesia el viento arrancó uno de los árboles que estaba en la puerta de la iglesia cayendo al suelo sin herir ni causar daño a nadie. Todos decíamos lo mismo: ¡Ha sido un Milagro!

            Tuvimos que hacer dos turnos porque eran tantos los niños que no cabían dentro, calculamos que serían más de 400 porque regalos solo nos quedaron unos 100 de los 600 que habíamos preparado.

            Fue una tarde linda y lo podéis apreciar  por las fotos, los niños no daban crédito a lo que veían y todos salían felices y contentos por haber saludado a sus majestades personalmente y llevarse su juguete a casa para poder disfrutar de él.

            El Señor sigue estando grande con nosotros y nosotros queremos seguir colaborando con Él para que siga acampado en nuestros corazones.