El 24 de mayo, la Reina Salesiana se paseó por Pozoblanco en una jornada que va a quedar para la historia por el hecho inédito de que compartió recorrido con la Virgen de Luna en el traslado de esta desde la parroquia de San Sebastián, precisamente, a la iglesia del Colegio Salesiano con motivo de los actos de despedida a la Madre y Patrona.

Bajo las trabajaderas del paso de María Auxiliadora, un numeroso grupo de costaleros de Jesús Nazareno fueron sus pies y dos más formaron parte del equipo de capataces que guio a la Madre Salesiana durante una procesión que sufrió un retraso de más de treinta minutos debido a la lluvia pero que culminó, sin más novedad, en una Plaza de los Padres Salesianos que esperaba expectante la llegada de las dos imágenes marianas.

También hubo presencia de costaleros de Jesús bajo las andas de la Virgen de Luna el citado día 24 y un día después en el traslado de esta desde el Colegio Salesiano a Santa Catalina. Igualmente, en este traslado hubo una amplia representación de nuestra Hermandad, encabezada por el presidente y con una gran parte de la Junta de Gobierno acompañando a la Patrona.