“La figura de la Virgen: significado histórico y actual”,  conferencia de Fernando Santos Urbaneja,  pronunciada anoche en la Capilla de Jesús Nazareno en homenaje al Mes de María con motivo de la celebración de los Viernes de Jesús, en presencia de su Venerada Imagen, de la Superiora de la Comunidad de Hermanas Hospitalarias, Hermana Gloria Monje y del Capellán del Santo Hospital, D. Jesús Delgado, SDB, y de numeroso público cofrade.

Rafael M. Sánchez  justificó en la presentación de esta convocatoria de los hermanos y de los devotos de Jesús Nazareno el porqué de reunirnos, ante Él y con Él, los últimos viernes de cada mes del año para orar, pensar juntos y en voz alta, meditar y convivir como hermanos, haciendo una parada espiritual en el recodo del camino, en la intimidad de su Capilla. Y presentó, después, a Fernando Santos Urbaneja, nacido en Carrión de los Condes (Palencia), quién, como la vez anterior que nos visitó, ha dejado en nosotros su impronta espiritual y humana a través de su verbo fluido e inspirado magistralmente por numerosas referencias literarias y, sobre todo, poéticas, seleccionadas exquisitamente para la exégesis del tema central de su conferencia, cuyas palabras bien pronunciadas e ideas nos dieron la apariencia de haber sido inspiradas por el aliento del mismo ángel que transmitiera a María los designios de Dios…

Y María dijo:  “Mi alma glorifica al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios, mi salvador, porque se ha fijado en la humilde condición de su esclava. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones…”

Ante su redentor Hijo, Jesús de Nazaret, agradecimos a Fernando Santos Urbaneja la transmisión excelente de su espiritualidad y de su visión y consideración del  personaje femenino más importante de la historia judeocristiana: la madre de Jesús.

La Presidente de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Carmen Fernández, le hizo entrega de un regalo en señal de agradecimiento. Y como testimonio de nuestra amistad y afecto.

Conferencia Fernando Santos Urbaneja en Jesús Nazareno Pozoblanco

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario