A finales de octubre de 1930 las obras de reforma de algunas dependencias del Santo Hospital y las de la Capilla seguían ejecutándose aunque, como podemos leer en El Cronista del Valle del 25 del mes citado, las limosnas con las que se contaba se estaban agotando lo cual preocupaba y mucho en todo el pueblo. Tal es así que esa preocupación se traslada a la prensa provincial. Concretamente, en El Defensor de Córdoba el corresponsal adscrito a Pozoblanco escribe un suelto que es el que les traemos hoy tal como se recogió posteriormente en El Cronista.

Cronista 25-10-1930