El pasado día 31 celebramos el Viernes de Jesús Nazareno correspondiente al mes de mayo. En la Eucaristía presidida por D. Manuel Rubio Vaquero, SDB, a quien le agradecemos una vez más su disponibilidad, homenajeamos a todas las madres encomendándolas muy especialmente a la Madre del cielo. A pesar de los múltiples eventos que coincidían en nuestra localidad, hubo una buena asistencia de Hermanos que se unieron a esta celebración que tuvo dos momentos a destacar. La bendición de las madres presentes y la entrega a Antonio de Pozoblanco de un reconocimiento por sus años de oración cantada cada Martes Santo a la salida de Jesús Nazareno.

Sobre la primera hemos de decir que fue un momento emotivo que se produjo al final de la Eucaristía cuando el sacerdote las hizo salir abajo del presbiterio y las bendijo antes de que recibieran de sus hijos o esposos un clavel como homenaje a ellas. Sobre el segundo, se cumplió el acuerdo adoptado en la última reunión de la Junta de Gobierno por el que se entregó una medalla de la Hermandad y un pergamino en el que se recogía dicho acuerdo como agradecimiento por su oración cantada en forma de saeta cada Martes Santo desde hace algunos años a la salida de Jesús Nazareno para iniciar su camino por las calles de Pozoblanco.