Antes de emprender el camino de regreso a su Santuario.

Ya es costumbre desde hace muchos años que la Virgen de Luna haga un visita de despedida a Jesús Nazareno antes de regresar a su ermita. En esa visita se simboliza el saludo a su Hijo pero también a las Hermanas Hospitalarias y a los ancianos del Santo Hospital. Testigo de ese momento tan entrañable fue una amplia representación de nuestra Hermandad, encabezada por el Hermano Mayor y el presidente, con la bandera que nos identifica como corporación. También estaba presente una representación de la Cofradía de Soldados Romanos y Penitentes.

La Superiora de la Comunidad de Hermanas Hospitalarias hizo una oración, tras la cual, una de las ancianas residentes en el Santo Hospital le entregó a la Virgen un ramo de flores en nombre de todos los residentes. Con el canto de la Salve nos despedimos de la Madre y Patrona quien, desde la Capilla de Jesús, inició a hombros de sus devotos el camino de regreso al Santuario de la Jara.