La familia salesiana y todo Pozoblanco celebró en el día de ayer con gran solemnidad la festividad de María Auxiliadora, su Madre y Maestra al que se acogen todos los que viven el carisma de Don Bosco. La procesión por las calles de nuestro pueblo puso el colofón a una jornada y a un mes repleto de actos y cultos en su honor.

Nuestra Hermandad quiso participar de alguna manera en esta fiesta y recibió, con las puertas de la Capilla de Jesús Nazareno abiertas y con la bandera corporativa, al cortejo procesional que tuvo como novedad el estreno del paso en el que fue portada la Imagen de San Juan Bosco por una amplia cuadrilla de costaleros entre los que había varios de los que pertenecen a la de Jesús. Como detalle, la Banda de Los del Perdón interpretó el «Véante mis ojos» a su llegada a la Capilla.

Igualmente, el paso de María Auxiliadora se giró hacia el interior del templo que acoge a Jesús Nazareno como saludo y homenaje al Hijo de Dios, al igual que lo había hecho el de Don Bosco. Sin duda, fue una gran jornada festiva a la que acompañó, afortunadamente, el tiempo y que contó con una numerosa presencia de personas en la calle sumándose a la celebración.