Jueves Santo salesiano. Jueves Santo de tristeza. Noche de luna llena reflejada en el Cristo crucificado que va irradiando su perdón mientras es mecido con delicadeza, con la delicadeza de las mujeres, de sus mujeres costaleras, que sólo las mujeres saben acunar la tristeza y cuidar a sus hijos más que a su vida entera. Y detrás, la Reina. La Amargura salesiana con su infinita tristeza, que intenta mitigar su cuadrilla costalera llevándola con devoción por avenidas repletas. Y calle Andrés Peralbo arriba, con el fondo de una saeta, pétalos de amor llueven para la Reina salesiana que es Auxiliadora en nuestras penas.

 

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario