Ayer, Miércoles de Ceniza, dábamos comienzo oficialmente a la Cuaresma y ayer, adelantándose un día a lo acostumbrado, Jesús Nazareno era bajado desde su camarín al presbiterio donde permanecerá durante este tiempo hasta que sea entronizado en el paso procesional de nuestra Hermandad. Que mañana celebremos el Viernes de Jesús Nazareno y la imposibilidad de que la Camarera del Señor pueda estar presente hoy jueves para preparar la Bendita Imagen han hecho que, previo acuerdo entre la Cofradía de Soldados Romanos y nuestra Hermandad, se adelante una jornada este traslado que, como saben, se realiza históricamente el primer jueves de Cuaresma.

Allí nos espera, más cerca, para, en la intimidad de la Capilla, escuchar nuestras oraciones y nuestros agradecimientos por todo lo que nos concede cada día.