En la noche de ayer, Jesús Nazareno fue entronizado en su paso procesional a la espera de que el Lunes Santo le sea colocado el exorno floral y de que el anhelado Martes Santo salga a las calles de Pozoblanco a repartir bendiciones y recibir las plegarias de quienes le contemplan.