Como marca la tradición de muchísimos años, llegado el primer jueves de Cuaresma, la Venerada Imagen de Jesús Nazareno se tiene que bajar al presbiterio de su capilla. Así se hizo en las primeras horas de la noche de ayer para lo que se dieron cita las representaciones estipuladas de nuestra nuestra Hermandad y de la Cofradía de Soldados Romanos, encabezadas por el presidente y el capitán, respectivamente, la camarera del Señor y sus ayudantes, y los Hermanos Mayores de ambas corporaciones.

Desde hoy, y hasta el jueves inmediatamente anterior al Domingo de Ramos, día en el que se trasladará a nuestro paso procesional, la Imagen de Jesús Nazareno nos recibirá un poco más cerca físicamente pero seguro que a la misma cercana distancia espiritual de los corazones de los que lo visitamos con fe y devoción.