El viernes 24 de febrero, Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Cofradía de Soldados Romanos y Penitentes nos unimos para celebrar la fe y la devoción que nos son comunes.

Recién iniciada la Cuaresma, periodo de conversión que nos prepara para la fiesta grande de la Resurrección, el pasado viernes fue la fiesta de la devoción a Jesús Nazareno expresada, unidos, por Hermanos de Jesús y Sayones. Sólo dos días después de iniciado el camino que nos llevará a la Pascua, las dos corporaciones pusimos un hito en ese esforzado camino, hito que debiera ser el primero de muchos otros que nos  llevaran adonde nunca debimos haber dejado de estar.