Como todos los años, el primer jueves de Cuaresma, la Bendita Imagen de Jesús Nazareno se traslada del camarín al presbiterio de su Capilla. Desde allí, más cerquita, nos seguirá esperando para darnos el consuelo que cada uno necesita. La camarera del Señor, junto a sus ayudantes, y representantes de las Juntas de Gobierno de nuestra Hermandad y de la Cofradía de Soldados Romanos fueron los encargados de cumplimentar este rito que nos indica que ya estamos en Cuaresma y que la Semana Santa se acerca.