Como estaba previsto, ante la Bendita Imagen de Jesús Nazareno, se reunió la familia costalera de nuestra Hermandad para dar el primer e importante paso en su preparación como es la «ígualá». El equipo de capataces había convocado a sus costaleros a las 13’30 horas y, con puntualidad, empezaron a llegar a la sede de la Hermandad. Abrazos, saludos, sonrisas y muchas ganas de ponerse faja y costal y meterse debajo del paso para hacer las primeras chicotás. Pero antes estaba este día de compartir con las familias y la Junta de Gobierno el reencuentro.

Ya en la Capilla, ante la Venerada Imagen de Jesús Nazareno, todos reunidos, hicieron una oración iniciada por nuestro consiliario, D. José María González, y preparada por la Vocalía de Cultos. Luego, el capataz, Francisco Ramírez, dio la bienvenida y agradeció a todos los presentes su asistencia, saludó a los nuevos costaleros que se han incorporado este año y pidió por todos los que tenemos alguien cercano pasando algún problema; lamentó también las bajas, la mayoría por motivos de salud, que ha habido y animó a todos a asistir a los ensayos, a ser puntuales y a respetar el compromiso que cada uno tiene con la cuadrilla y, sobre todo, con Jesús Nazareno.

Por su parte, el presidente, Ángel María López Castilla, se dirigió a todos instándoles a seguir unidos, a ser familia, a ser costaleros dentro y fuera del paso todo el año y a dejarse guiar por quien nos une como miembros de la Hermandad: Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Tras rezar un Padrenuestro y hacerse la foto de familia, todos pasamos a la Casa de Hermandad donde, a resguardo de la lluvia, compartimos unas horas de convivencia y degustamos los manjares preparados por los mismos costaleros. Les dejamos aquí algunas fotos de este día.