En la vorágine de actos, reuniones y celebraciones varias que tenemos que afrontar durante la Cuaresma, hemos llegado a la semana en la nuestra Hermandad dedica los cultos a su Titular, Jesús Nazareno, con el solemne triduo que iniciaremos mañana miércoles. Pero antes, esta noche vamos a volver a vivir una de las ceremonias más profundas y emotivas que se desarrollan en la Hermandad y que, por otra parte, constituye uno de los derechos de los que goza el Hermano Mayor de cada año.

Se trata del íntimo acto en el que el Hermano Mayor, acompañado de su familia, de las representantes de las Hermanas Hospitalarias y de la Camarera, “echa” al Señor la túnica que va a lucir durante los días del Triduo y le limpia el rostro y las manos con un lienzo que quedará en su poder para el recuerdo. La oración mientras dura el acto nos invita a desnudarnos de lo superfluo y a vestir el traje de cristiano comprometido que, como Jesús, abraza la cruz de los que necesitan apoyo y consuelo.

Nuestro Padre Jesús Nazareno - Pozoblanco