Los Hermanos de Jesús estamos convocados esta noche a la celebración de un nuevo “Viernes de Jesús”. Y como ocurre cada mes de noviembre, esta cita tendrá un carácter muy especial, no en vano vamos a proceder a la elección, siguiendo el ancestral rito del sorteo que nos transmitieron nuestros antepasados, del nuevo Hermano Mayor que nos representará a todos en los actos en los que deba estar presente nuestra Hermandad de forma oficial.

Ya hemos comentado muchas veces que, gracias a los sucesivos hermanos mayores, nuestra Hermandad ha podido mantenerse en el tiempo llegando hasta nuestros días a pesar de los indudables malos momentos por los que ha pasado a lo largo de sus más de cuatrocientos años de historia. Por ello, es trascendente el acto de hoy y, más todavía, que los Hermanos y Hermanas de Jesús sigamos haciendo posible transmitir este legado desde el compromiso más cercano con Jesús Nazareno, con la Hermandad y con el Santo Hospital. Todavía hoy pueden depositar su solicitud en la portería del Santo Hospital o entregarla a cualquier miembro de la Junta de Gobierno.

En el Cabildo de esta noche vamos a echar de menos a Dorita, la que durante cuarenta años ha sido la Camarera de Jesús. Vamos a echar de menos su figura menuda pero, sobre todo, vamos a echar de menos su corazón grande, su sonrisa afable y sus palabras siempre cariñosas. La hemos visto tantas veces en Jesús, primero con el recordado Felipe, luego con sus hijos y, más tarde, con sus nietos enseñándoles con el ejemplo su profunda devoción a Jesús Nazareno que, esta noche, se nos va a hacer raro no verla en las primeras bancas de la capilla. Por ella y por todos los hermanos fallecidos en este último año aplicaremos la Eucaristía con la que iniciaremos, a las 20’45 horas, el Cabildo General. 

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.