En esta semana nos estamos preparando para celebrar los cultos en honor a nuestro Bendito Titular y, como anticipo, esta noche, el Hermano Mayor, acompañado de su familia y de las Hermanas Hospitalarias, disfrutará el privilegio de “echar” la túnica al Padre Jesús y de limpiar su rostro y manos en una ceremonia íntima, emotiva y plena de sentimientos que nos servirá también para reflexionar sobre el infinito amor que nos tiene el Señor que se acerca a nosotros convertido en hombre para enseñarnos el camino de la verdad, del servicio y del amor al hermano.