Un año más, la tradición se repite. Esta noche, el Hermano Mayor, junto a las Hermanas Hospitalarias y la camarera, «echará» la Túnica al Señor para los cultos cuaresmales que iniciaremos mañana, miércoles. Como testigos de este acto íntimo, la Junta de Gobierno de la Hermandad, cuatro Hermanos Costaleros y los invitados, miembros de su familia, por el propio Hermano Mayor.

Así, se cumplirá el rito y la Bendita Imagen de Jesús Nazareno quedará dispuesta en su altar de cultos donde recibirá la veneración de los Hermanos y de cuantos devotos pasen por la capilla en los días del Triduo.