Dicen que el destino es caprichoso. En este caso, la suerte ha querido devolver a los afortunados ganadores del perol algo de lo mucho que ellos han dado a la Hermandad y, muy especialmente, a los Hermanos Costaleros. Bernardo y Mati, enhorabuena y disfrutadlo.

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario