“PREOCUPÉMONOS los unos por los otros a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras… ” (Hebreos, 10.24-25)
La reflexión de Antonio García Herruzo con los Ancianos de Jesús Nazareno, en el Santo Hospital, en la tarde del miércoles 23 de enero, animándoles a tenerse unos a otros y a ayudarse entre ellos garantizándose de este modo el amor y la calidad de sus vidas, nos recordó esta cita bíblica. Y, nos sirve, además, para reflexionar sobre el uso de nuestro Tiempo. Y para analizar cuánto Tiempo dedicamos a los hechos que Dios estima valiosos. Y para examinar qué otras cosas están ocupando nuestro Tiempo. Y pudimos concluir que es necesario y es una buena práctica establecer una lista de prioridades y responsabilidades, pidiéndole a Dios que intervenga en cualquier cambio que debamos hacer para la utilidad del manejo de nuestro Tiempo, que, al fin y al cabo, es suyo. ÉL es el Dueño. Y para no perderlo en vano porque, realmente, cada minuto cuenta.
Antonio aprovechó todos los minutos de esta tarde de amenas lecturas, diálogos, reflexiones, música y cantos a coro, acompañádose de su guitarra. Y todos nosotros con él hemos sido felices, sin pérdida de Tiempo. Muchas gracias.