<<LA SOLIDARIDAD EN MANOS DE TODOS>>

Diez días después de la Fiesta del Bautismo del Señor, el miércoles 17 de enero de 2024, día de San Antonio Abad: San Antón, como popularmente se le conoce en todos los pueblos de España, el Voluntariado del Grupo de Lectura “Manolo Santomé”, que auspicia la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, reinició su actividad solidaria y altruista con los Residentes de la Santa Casa, después de las vacaciones de Navidad.  La solidaridad implica ayudar a otros sin recibir nada a cambio; ofrecer apoyo. Es un sentimiento basado en metas comunes que nos hace sentirnos bien emocionalmente pues, como seres sociales que somos, compartir con otros, estar con los demás, acompañarlos, nos retribuye con detalles de felicidad. Siempre están en nuestras manos gestos pequeños que construyen edificios enormes de salud mental  y bienestar anímico y corporal, que podemos compartir en comunidad.

Así, desde esta fecha elaboramos un desideratum con vistas a los días de las celebraciones tradicionales locales y de sus rituales correspondientes, con aromas ancestrales asentados en la antigüedad de los tiempos, que se nos avecinaban en torno a la “Reina de nuestras almas, flor de las flores”, el domingo de sexagésima: La Romería de la Virgen de Luna: 4 de febrero de 2024, este año.

Invitamos a Teodoro Cardador Fernández, el miércoles 31 de enero. El tamborilero de la Virgen de Luna y de su Cofradía, que hace bailar a los niños, al son de su tambor, un baile mítico que se pierde en los orígenes de la Historia. Y, además, nos explicó  los “sones” y los “acordes” actuales de la Romería. Y entre cantos a la Virgen de Luna y nostalgias de anteayer vivimos y compartimos todos juntos la tarde.  “Salve, Madre, en la tierra de tus amores te saludan los cantos que alza el amor”. Y así, día a día, la Virgen de Luna ha llegado ya a nuestro Pueblo y a adueñarse nueva, plena, creciente, de nuestros anhelantes corazones.

Raquel Castro Molina, su “Pregonera”, nos acompañó solidariamente en la Santa Casa, el miércoles 7 de febrero, recitándoles a las Ancianas y Ancianos de Jesús Nazareno los retazos mejores de su Pregón; haciéndoles vivir las mejores Romerías de sus recuerdos. Entre olores a pólvora, plegarias cantadas, y “hornazos” ofrecidos a la Virgen declinó lentamente la tarde. 

Teodoro y Raquel recibieron el agradecimiento de los Residentes, que les ofrecieron un Diploma en recuerdo de su visita solidaria.

“¡Madre, muestra aquí de tu gloria los resplandores!”

(RRF)