HONRAR LA VIDA.

Merecer la vida es erguirse vertical
Más allá del mal, de las caídas…
Es igual que darle a la verdad
Y a nuestra propia libertad
La bienvenida…

Los Alumnos de Piano del Conservatorio Profesional “Marcos Redondo” y su profesora Raquel Blanco González acompañaron y dieron más luz, si cabe, a la tarde del miércoles y más alegría a las Ancianas y Ancianos del Santo Hospital de Jesús Nazareno que escucharon la Música de famosas bandas sonoras de películas cinematográficas, interpretadas al piano por ellos: Niños y Niñas, que despertaron en los Residentes una amplia gama de sentimientos: evocación de recuerdos o imágenes y estimulación de afectos y emociones creando una conexión profunda con sus pretéritas experiencias de vida… aliándose con un buen estado de ánimo y bienestar emocional… logrando una calma, más calma, si cabe, o la calma necesaria.

Merecer la vida no es callar y consentir
Tantas injusticias repetidas…
¡Es una virtud, es dignidad!
Y es la actitud de identidad ¡más definida!

El Grupo de Lectura “Manolo Santomé”, voluntariado auspiciado por la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno; la Comunidad de Hermanas Hospitalarias de la Santa Casa y sus Ancianos y Ancianas, residentes en ella, todos, agradecimos, de corazón, la presencia y compañía de estos nobles y solidarios Alumnos de Piano del Conservatorio y de Raquel Blanco, reconociéndoles el gesto generoso de dedicarnos su valioso tiempo, dándonos testimonio de su solidaridad: valores éstos impresos en el Diploma que los Residentes les regalaron como recuerdo. ¡Gracias! ¡Qué Jesús Nazareno os colme de bendiciones!

Porque no es lo mismo que vivir…
¡Honrar la vida!

(RRF)