“Dios sólo quiere que seamos felices. Yo lo soy. He venido esta tarde a estar con todos vosotros: a transmitiros felicidad y esperanza, pues está próximo el Tiempo de Adviento, es decir, la visita del Señor a la Humanidad”.

Éstas y otras palabras de Juan Fernández Medrán, conocido popularmente en Pozoblanco como “el Sacristán de la Parroquia de San Sebastián”, calaron hondo en el corazón de cada uno de los Ancianos de Jesús Nazareno, que le escucharon atentamente durante una hora que sucedió sin darnos cuenta del paso del tiempo.

Juan es, además, autor de los libros “San Sebastián de Pozoblanco: un siglo de historia”, y de “D. Juan Caballero, una vida fecunda”, publicados gracias a una labor minuciosa de recopilación de datos históricos locales, de investigación y de archivo, llevada a cabo durante toda su vida, ligada íntima e indisolublemente a su Parroquia: San Sebastián. 

Juan nos trajo, en la tarde de ayer, felicidad y esperanza. Y, también, la recuperación del tiempo pasado a través de la memoria con palabras e imágenes históricas que se sucedían, nostálgicas, en la pantalla instalada en el salón de la Santa Casa donde celebramos cada miércoles estos amables encuentros. Y nos trajo, también, las anécdotas y las curiosidades históricas de un tiempo de paz… que supo dejárnosla en nuestro corazón. Aquí le volvemos a dar las gracias. Muchas gracias en nombre de todos los que formamos este Grupo de Voluntarios.

De igual modo, gracias a las Hermanas Hospitalarias que nos acompañan en estas entrañables tardes: Araceli, Sacramento. ¡Bienvenida, de nuevo, Hermana María Carmen Tamayo! ¡Qué Jesús Nazareno os bendiga y os dé salud!