CAUSAS Y AZARES.    “Cuando salió a su ventana no sabía, mi amor, no sabía que la luz de esa clara mañana era luz de su último día. Y las causas lo fueron cercando cotidianas, invisibles. Y el azar se le iba enredando poderoso, invencible. […]  Cuando acabe este verso que canto yo no sé, yo no sé, madre mía, si me espera la paz o el espanto; si el ahora o si el todavía. Pues las causas me andan cercando cotidianas, invisibles. Y el azar se me viene enredando poderoso, invencible”.  (Silvio Rodríguez)

PONIÉNDONOS AL DÍA QUE NOS TRAE SU AFÁN. (Miércoles, 6 de febrero). RITOS DE LA VIDA: COSTUMBRES DEL NOVIAZGO Y BODA. Las voluntarias Marce García y Paqui Guijo se encargaron de evocar recuerdos de noviazgo, boda y ajuar, despertándoles el dormido ayer a los Ancianos de Jesús Nazareno, a través de lecturas, ejemplos y fotografías del libro de Manuel Moreno Valero “La vida tradicional en Los Pedroches”. Ellas les hicieron vivir nuevamente aquellos días felices y cantaron las canciones que los acompañaban. Y contaron los utensilios, muebles, ropas y cacharros que la novia llevaba el día de su boda. Y les enseñaron, también, los bien conservados “pliegos de papel de barba” en los que se anotaban el valor de cada una de las prendas del ajuar que valoraba “La Apreciadora”.

(Miércoles, 20 de febrero). ANTICIPÁNDONOS A LA TRADICIONAL ROMERÍA DE LA VIRGEN DE LUNA, CON EL CEREMONIAL DE SIGLOS PASADOS.   “¡Oh!, gran Reina de los Cielos, de Luna Virgen María, da luz a mi entendimiento y a mis ecos la armonía para que cante gozoso cómo fuisteis aparecida”. (Romance anónimo)

“Si nuestros antepasados pudieran hablar nos darían la prueba más firme de las ternuras de esta MADRE mientras vivieron en la Tierra. Y nos mostrarían el premio que, por su mediación, merecieron en el Cielo…” (“Cómo reza Pozoblanco”, Francisco Redondo Guillén).  Ni en este, ni en otros libros, que hemos leído sobre la Tradicional Romería de la Virgen de Luna, se nombra a las personas que visten a la Virgen y guardan su impecable, valioso y artístico “ajuar”. Estas personas son un equipo de mujeres, encabezadas por Luna Redondo y Mari Luna Ruiz, quienes estuvieron el citado miércoles, acompañadas de Paqui Guijo. Les explicaron a los Ancianos de Jesús Nazareno los pormenores de las Romerías de Traída y Llevada de la Virgen, Domingo de Sexagésima y Pentecostés, respectivamente,  y las Ropas y Adornos florales que se usan en cada una de ellas para el embellecimiento y fomento de la devoción a nuestra Patrona y Alcaldesa Perpetua, Nuestra Señora de Luna y de su Niño, Jesús.    

¡No les quedó sin explicar ningún detalle, mostrándoles a los Ancianos de Jesús las “prendas, echas a mano, con las que visten al Niño! ¡Auténticas obras de artesanía y de buen gusto!  Os damos las gracias a las tres.  ¡Qué la Virgen de Luna os guarde muchos años!

(Miércoles, 27 de febrero). REFLEXIÓN SOBRE LO SUCEDIDO EN LOS DÍAS CON SU AFÁN DE ESTE MES.

“Lo que de verdad cuenta es participar en esta aventura divina que es la vida. La vida es un regalo de Dios y hay que vivirla en presente. Disfrutarla. La vida real tiene lugar aquí y ahora. Dios es Dios del Presente. El pasado es la experiencia de la vida. El futuro lo forjaremos con lo de ahora. Sólo existe una realidad, la presente. Y es ésta la que hemos de afrontar. Se trata de hacer las cosas lo mejor que podamos, sin competir con los demás, ni buscar el éxito, sino sacar lo mejor de nosotros mismos. Hacer lo mejor que podamos lo que traemos entre las manos, sabiendo que “lo mejor es enemigo de lo bueno””.