¡Amor de madre!  ¡Lo demás es aire!

Elvira leyó un texto que alzó al aire de la tarde la rosa de los amables recuerdos maternos. En esta tarde los temblorosos labios de los Ancianos de Jesús Nazareno evocaron una plegaria antigua, surcada de añorados besos, ternura y abrazos… Mes de mayo, mes de María, amor por antonomasia… Mes de flores y de sinfonías primaverales. El verano inminente no secará estas rosas que abona el Amor que en el alma anida…

Alzo una rosa, y dejo, y abandono / cuanto duele de penas y de asombros. / Alzo una rosa, sí, y oigo la vida / en este cantar de aves en mis hombros”. ( José Saramago).

El Voluntariado del Santo Hospital ha iniciado el mes de mayo como un Cántico florido y nuevo que el cielo ilumina y colorea… ¡Madre! ¡Recuerdo, aún, todo el Amor que me diste tú!

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario