MICROHISTORIA E INTRAHISTORIA.

«PUEDE DECIRSE, sin temor a equivocarnos, que sólo disponemos del tiempo presente porque el pasado ya no está y el futuro aún no ha llegado. Sin embargo, cuando se ha vivido durante mucho tiempo, durante muchos años, lo que nos pertenece es el pasado, porque es lo que se ha vivido y lo que ha dejado su huella en nosotros. Al tiempo pasado pueden dirigirse miradas, distintas miradas: Una, la mirada nostálgica. Dos, la mirada microhistórica que analiza cualquier clase de acontecimiento, personajes o fenómenos del pasado que, en cualquier otro tratamiento de las fuentes, pasarían inadvertidos. Tres, la mirada intrahistórica, voz creada por el escritor Miguel de Unamuno, que refiere la vida tradicional que sirve de fondo permanente a la Historia cambiante y visible.”

QUISIMOS compartir con los Ancianos de Jesús Nazareno y acompañarlos en estos dos miércoles semanales, de enero y de febrero, con dos momentos reales y concretos de nuestra historia local; con dos testimonios de una época sin pretender la valoración de los hechos narrados; concediéndoles importancia sólo al recuerdo, pasado el tiempo, y al ejercicio de la memoria colectiva, e individual, al exponérselos con mucho mimo y agrado a los Ancianos de Jesús Nazareno que forman parte de esta actividad del Voluntariado, que auspicia su Hermandad bajo el nombre de Grupo de Lectura “Manolo Santomé”.

DOS MOMENTOS. Dos miércoles diferentes pero iguales en los objetivos. Los dos recordados, compartidos y añorados por igual. Y ambos dispuestos a entablar el diálogo y el acompañamiento. Uno, al leerles Bárbara Jiménez “el entorno más inmediato” donde vivimos la infancia en nuestro querido Pueblo, capítulo elegido del libro del Cronista Oficial, Manuel Moreno Valero, “Recuerdos de mi infancia. Testimonio de una época”. Otro, guiado por Trinidad Fernández, al ver un vídeo de la Cofradía de Nuestra Señora de Luna, ahora que se acerca su Tradicional Romería con el Ritual de Siglos Pasados. Y al enseñarles el Cartel que la anuncia este año 2020, diseñado y pintado por la artista local María Jesús Bautista.

Presente y Pasado. Épocas y Testimonios. Huellas Indelebles en el Camino Hollado, que Preludian el Futuro…