CUÉNTAMELO CON TUS PROPIAS PALABRAS.

En la tarde otoñal de este día 21 de noviembre rememoramos la Presentación de la Virgen Niña en el Templo del Señor. “Y María permaneció en el Templo como una palomita hasta el punto de recibir alimento de manos de un ángel”.  Una vez contada la historia sagrada dejamos descansar a la “Niña María” y a sus padres, Joaquín y Ana, entre las ilustradas páginas del libro sagrado que ha trascendido todas las generaciones… 

… Y seguimos comprendiendo que en la tarde gris y lluviosa los Ancianos de Jesús Nazareno nos solicitaban historias y cuentos mágicos, adivinanzas, y relatos escritos para aposentar el alma. Y así, abrimos otros libros,  mientras la tarde se recogía en la Plaza… Y del voluntarioso Grupo de Lectura surgieron las voces, pedagógicas y aladas, de Bárbara y de Elvira, invitándonos a soñar con las palabras  como mariposas que leían en sus páginas…  Libros, amigos fieles en todos los momentos de nuestra vida… Palabras escritas que gratifican el alma… Y esto sucedió en la tarde amable de noviembre.

“Misterio”.  Arde en silencio /  la luz que le da vida / a las palabras.   (Pérez Zarco. “Las sílabas del día”)