“LAS GOLONDRINAS INVENTAN OLAS EN EL CRISTAL DE LA CHARCA”. Hilario Ángel Calero. Poeta.

A los jardines floridos de abril de la Santa Casa no han vuelto aún las oscuras golondrinas de Bécquer. No tardarán en llegar porque el verano se acerca. Quien volvió esta tarde, que anunciaba tormenta y chaparrón, fue Juan Jesús Fernández Ruiz, Panalo, para quienes lo queremos: sus amigos. Otro poeta. Poeta del humor fino, sano. Persona cordial, generosa. Solidaria.

Nos hizo sonreir. Y nos hizo reir. Nos dedicó la tarde. Afuera, en el jardín, la tormenta se explayaba serenamente, también. Los Ancianos de Jesús Nazareno ni se percataron de los relámpagos y truenos. Atentos a los ademanes y a las palabras del poeta, se reían con él. Yo estaba junto a María. Ella sentada en su silla de ruedas; yo, a su lado, viéndola carcajearse. Nunca la había visto reirse de esta manera. Nunca me sentí tan agradecida a quien la hacía reir tanto, como a los demás. Un poeta de la risa en esta tarde de buenos gestos, de lluvia y humor finos. ¡Panalo, gracias!

Grupo 15-04-2015

¡COMPARTE!

Comparte!:

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.